Código Técnico

1 El sistema FAVENLI®

Se trata de un sistema de fachada ventilada, ligera y mecanizada que está formada por una subestructura metálica sencilla, anclada a la estructura principal de la edificación, a la que va unido un cerramiento metálico del trasdós de la fachada. La formación de huecos de fachada se realiza con perfiles en forma de “L” anclados a la propia subestructura y que sirven de precercos para las carpinterías exteriores.

Los materiales que forman esta subestructura y su cerramiento pueden ser de acero galvanizado, aluminio, acero inoxidable o chapa metálica prelacada. De esta manera cubrimos un amplio abanico de ambientes donde se puede colocar nuestro sistema.

Además está diseñado para poder adaptarse a la gran mayoría de acabados exteriores, como son: aplacados porcelánicos compactos, aplacados porcelánicos extruidos, piedra natural, mármol tecnológico, composite de aluminio, panelados compactos de madera, paneles de base cemento, chapas metálicas conformadas, vidrio, etc.

2 Componentes del sistema

El sistema está compuesto de los siguientes elementos:

  • Vierteaguas superior e inferior. Piezas en forma de “L” colocadas sobre la parte superior e inferior del forjado que sirve para delimitar esa zona.
  • Ménsulas. Con forma de Omega o de “U”, son las piezas que conectan la subestructura metálica a la estructura principal del edificio.
  • Montantes. Son perfiles longitudinales en forma de Omega, “C”, tubo cuadrado o rectangular cerrado colocado verticalmente y cuyo cometido es soportar los anclajes donde van colocado el revestimiento exterior.
  • Chapa de cerramiento. Planchas de chapa que conforman el cerramiento de la edificación y que se solapan unas con otras favoreciendo la evacuación de la posible entrada de agua de lluvia (o condensaciones) del interior de la cámara ventilada.
  • Precercos de carpintería. Perfiles metálicos en forma de “L” soportados por la subestructura metálica y que conforman los huecos exteriores de carpinterías. Su cometido es soportar las propias carpinterías.

Exteriormente se colocará el revestimiento exterior elegido por el proyectista y se adaptará toda la subestructura a la modulación, pesos y sistemas de anclaje que este material requiera.

Se coloca el aislamiento por el trasdós de la fachada y podrá ser térmico o termoacústico, de acuerdo a las necesidades del proyecto. El canto del forjado se debe aislar por el exterior de la fachada y debe garantizarse que su colocación favorece a la evacuación de la posible entrada de agua en esta zona.

Interiormente se puede colocar cualquier tipo de trasdosado interior, ya sea de tipo cerámico, de placas de yeso sobre estructura autoportante o de paneles de tabiquería de escayola, según el criterio del proyectista o las necesidades del proyecto.

3 Criterios de proyecto

El proyectista deberá tener en cuenta las dimensiones del producto de acabado exterior, para la modulación, de modo que se racionalice el uso de los componentes, evitando desperdicios y cortes innecesarios.

Se recomienda modular la fachada planificando los cortes horizontales o verticales necesarios para absorber posibles discrepancias entre las medidas teóricas de la obra y las reales. Además se deben respetar las juntas estructurales del edificio. Para ello se deben emplear los componentes auxiliares para formación de juntas del sistema.

4 Seguridad estructural

Debe justificarse mediante cálculo, que la solución adoptada y el revestimiento exterior resisten las acciones que le sean de aplicación. En el caso de que el proyectista lo requiera, Favenli® puede facilitar asesoramiento técnico.

Asimismo deberá justificarse que la estructura del edificio tiene la resistencia y estabilidad adecuada para soportar las cargas transmitidas por la fachada. El sistema Favenli® no contribuye a la resistencia y a la estabilidad de la estructura de la edificación.

Los materiales de la estructura soporte deben tener una contracción y dilatación, así como deformaciones compatibles con el sistema. Para ello se han dispuesto agujeros colisos en las ménsulas para que permitan el movimiento estructural acompasado con la estructura principal del edificio.

Los requisitos de seguridad estructural según el DB SE del CTE, que deben cumplir el sistema Favenli®, el revestimiento exterior y el trasdosado interior, deben determinarse en función de la geometría general del edificio y su situación topográfica, definiendo así las acciones a las que van a estar sometidos estos elementos: peso propio, viento, impacto y sismo en el caso que se requiera.

Se deberá prever el cálculo a viento, teniendo especial cuidado con las partes perimetrales de las fachadas expuestas (zonas donde el viento puede provocar esfuerzos del orden del doble que en centro del paño).

Como referencia, en los cálculos se pueden considerar: un coeficiente mínimo de mayoración de las acciones debidas al peso propio ϒqp = 1,25, un coeficiente mínimo de mayoración de acciones debidas al viento  ϒqv = 1,5, un coeficiente mínimo de minoración de la resistencia del material ϒm = 1,1, un coeficiente máximo de seguridad sobre la resistencia al arrancamiento de las fijaciones y del anclaje a la estructura soporte ϒfij = 3,0. En el caso de zonas sísmicas, las acciones debidas al sismo se ponderarán con un coeficiente ϒs = 1,3, y se tendrán en cuenta simultáneamente todas las acciones.

Así mismo se debe considerar que el peso del conjunto Favenli® (subestructura más cerramiento de chapa) es de 12 kg/m2. A este peso hay que incrementar el peso del material de acabado exterior según corresponda y que no será superior a 200 kg/m2. En cualquier caso para pesos superiores a 50 Kg/m2 de material de acabado se deberán realizar estudios específicos.

El tipo de ménsula debe elegirse para cada proyecto en función del tipo y material del soporte y del valor de las acciones que intervienen, garantizando la resistencia, estabilidad y durabilidad del sistema.

Como recomendación y considerando el número de ménsulas y los datos de cálculos de partida, los anclajes deben tener una fuerza mínima de arrancamiento de sobre el soporte que se esté considerando de 2,0 kN y una fuerza mínima de cizallamiento de 3,5 kN. Sobre estos valores deberá aplicarse un coeficiente de seguridad que deberá elegirse teniendo en cuenta las evidencias de compatibilidad del anclaje sobre el soporte considerado. En el caso de no disponer de tales evidencias se podría aplicar ϒfij = 3,0.

Estos anclajes a la estructura soporte deben cumplir con las normas que le sean de aplicación, así como disponer de la protección adecuada contra la corrosión. Se recomienda incluir un plan de control para asegurar que la ejecución se realiza según se indica en el proyecto y siguiendo los criterios de montaje del fabricante.

5 Seguridad en caso de incendio

5.1  Reacción al fuego

Los materiales del sistema Favenli® tienen una clasificación de reacción al fuego A1 (tal como se establece en el cuadro 1.2-1 del Real Decreto 312/2005, la Decisión 96/603/CE y sus modificaciones), Por tanto, cumplen con la exigencia indicada en el DB SI2 del CTE para propagación exterior en fachadas.

Las exigencias para propagación interior deberán ser cumplidas por el trasdosado autoportante que completa el sistema Favenli® por el interior, así como por los elementos de encuentro entre los huecos de fachada y dicho trasdosado, tales como recercados y juntas. Por tanto el trasdosado y dichos elementos de encuentro, deberán cumplir con las exigencias indicadas en el apartado 4, tabla 4.1 del DB SI1 del CTE para propagación interior: C-s2, d0, cuando el interior del cerramiento se sitúe en zonas ocupables y B-s1, d0 cuando el interior del cerramiento se sitúe en zonas de pasillos y escaleras o en recintos de riesgo especial.

Adicionalmente, el proyectista deberá analizar si es necesario la incorporación de barreras cortafuego horizontales en la cámara ventilada para impedir que, por el efecto chimenea, se aumente la propagación de un eventual incendio por dicha cámara. 

5.2  Resistencia al fuego

Aunque el sistema Favenli® pueda aportar algo de resistencia al fuego, se debe considerar que el trasdosado autoportante que completa el sistema por el interior, deberá garantizar la limitación de resistencia al fuego, EI 60, según se establece en el apartado 1 del DB SI2 del CTE para propagación exterior.

6 Seguridad de utilización

Deberá analizarse la resistencia al impacto de los revestimientos colocados sobre el sistema Favenli®, o mediante un ensayo o según las especificaciones del fabricante, de modo que obtenga su clasificación especifica.

Por otra parte, en cada proyecto se deberá analizar si el sistema Favenli® debe ser conectado a tierra, para mantener su equipotencialidad. El proyectista deberá analizar la necesidad de protección frente al rayo en los casos que sea necesario.

7 Protección frente al ruido

Aunque el sistema Favenli® pueda aportar algo de aislamiento a ruido aéreo, se deberá considerar que el trasdosado autoportante que completa el sistema por el interior, deberá garantizar la limitación de aislamiento a ruido aéreo según se establece en el DB HR del CTE.

Para incrementar el aislamiento acústico de baja frecuencia, se han dispuesto de bandas acústicas en la unión de elementos metálicos al forjado. De esta manera, los vierteaguas superior e inferior y las ménsulas llevan esta banda acústica en su apoyo a la estructura principal del edificio.

8 Salubridad

8.1  Grado de impermeabilidad

El diseño de los vierteaguas superior e inferior del canto de forjado, así como la disposición y solapamiento de las chapas metálicas de cerramiento de la cámara, impiden la entrada de agua de lluvia en la cámara de aire interior y favorecen la rápida evacuación de la misma. En consecuencia, se debe considerar que el sistema Favenli® es estanco al agua de lluvia.

Según se establece en el apartado 2.3.1 del DB HS1 del CTE, el grado de impermeabilidad mínimo exigido a las fachadas frente a la penetración de precipitaciones se obtiene en la tabla 2.7 en función de la zona pluviométrica de promedios y el grado de exposición al viento correspondiente al lugar de ubicación del edificio.

Para definir el grado de impermeabilidad de un cerramiento de fachada que incorpore el sistema Favenli®, se debe establecer el nivel de prestación (R, B y C) de los elementos del sistema considerado.

A continuación se indican los niveles de prestación asignados al sistema Favenli®.

C. Composición de la hoja principal:

El sistema descrito en este documento es una solución alternativa a las planteadas en el DB HS1 del CTE, dado que la hoja principal del cerramiento no está contemplada como tal en este DB. Sin embargo, el conjunto del sistema Favenli®, junto con el trasdosado autoportante interior, aportan un espesor equiparable a la prestación C1 (espesor medio de la hoja principal).

R. Resistencia del revestimiento:

Se deberá garantizar los siguientes condiciones del revestimiento exterior: que las piezas sean menores de 300 mm. de lado, salvo que estén formadas por escamas, lamas o placas de grandes dimensiones; que la fijación al soporte sea suficiente para garantizar su estabilidad; y que el revestimiento se adapte a los movimientos del soporte.

B. Resistencia de la barrera contra la penetración de agua:

El sistema Favenli® permite una cámara de aire de entre 30 y 100 mm., de espesor.

Además permite una adecuada recogida y evacuación del agua, tanto de la cámara de aire del sistema, como de todos los encuentros con huecos y otros elementos de fachada, impidiendo por tanto la acumulación de agua en el interior de la cámara y su posible filtración al interior de la cámara de aire.

La superficie de juntas abiertas en el arranque y coronación de la fachada, permite una adecuada ventilación de la cámara de aire.

Por todo ello, el sistema Favenli® presenta una estanqueidad al agua muy alta. Por tanto se puede establecer un nivel de prestación B.

En consecuencia, se puede considerar que el sistema de cerramiento que incorpore el sistema Favenli® con un sistema de revestimiento exterior que cumpla con lo marcado anteriormente en el nivel de prestación R, tiene un grado de impermeabilidad 5. En el caso de que el revestimiento exterior no cumpla con dicho nivel de prestación R, se deberá analizar según la tabla 2.7 del DB HS1 del CTE.

Así mismo, se deberá comprobar que las condiciones de ejecución de los puntos singulares del sistema son equivalentes a las indicadas en el DB HS1 del CTE, pudiendo realizarse, si se considera necesario, ensayos de estanqueidad “in situ” sobre las zonas de huecos y otros puntos singulares.

8.2 Limitación de condensaciones

En relación a la exigencia del DB HS1 del CTE respecto a la limitación de condensaciones, en cada proyecto se deberán realizar las comprobaciones necesarias según el tipo y composición de trasdosado que se utilice, teniendo en cuenta las características higrotérmicas exteriores (dependen del lugar de ubicación del edificio),las características higrotérmicas interiores (dependen del uso del edificio) y las características higrotérmicas de los materiales de los componentes del sistema de cerramiento.

Para realizar estas comprobaciones se deberá seguir lo indicado en el DB HE1 del CTE.

En el sistema Favenli®, el cerramiento de chapa metálica actúa como barrera de vapor en la parte fría del cerramiento, pero habrá que incorporar una barrera de vapor por la cara caliente una vez colocado la barrera de aislamiento y así evitar condensaciones intersticiales.

8.3 Contenido y/o desprendimiento de sustancias peligrosas

Favenli® declara que los componentes del sistema no contienen o desprenden sustancias peligrosas.

Se deberá comprobar y exigir al fabricante del revestimiento exterior esta misma premisa.

9 Ahorro de energía

9.1 Aislante térmico

Debe justificarse mediante cálculo que la solución adoptada del proyecto, que incluye el sistema Favenli®, cumple con las exigencias de aislamiento térmico indicadas en el DB HE1 del CTE.

En el caso de que el proyectista lo requiera, el departamento técnico de Favenli® puede facilitar asesoramiento específico para el proyecto.

En el cálculo de la transmitancia térmica U de los cerramientos que incluyen el sistema Favenli® deberán considerarse:

  • Que la resistencia térmica del sistema Favenli® formado por la subestructura metálica y el trasdosado de chapa metálica es prácticamente despreciable.
  • La resistencia térmica del trasdosado autoportante a considerar en el cerramiento tras el sistema Favenli®.
  • Las resistencias térmicas superficiales. Tal como se indica en el punto 7 del apartado E.1.1 del Apéndice E del DB HE1 del CTE, para cámaras de aire muy ventiladas, la resistencia térmica total del cerramiento que incluya el sistema Favenli®, se deberá obtener despreciando la resistencia térmica de la cámara de aire y la del acabado exterior (cualquiera que este sea), e incluyendo una resistencia superficial exterior correspondiente al aire en calma, igual a la resistencia superficial interior del cerramiento.

Los resultados de estos cálculos de la transmitancia térmica deberán estar dentro de los límites indicados en la norma térmica que sea de aplicación al proyecto en el momento de su redacción, dependiendo de la zona climática que le corresponda.

En relación a las exigencias básicas de ahorro de energía definidas por el DB HE1 del CTE, como parámetros objetivos debe destacarse que:

  • Los sistemas de paredes deben proyectarse y construirse de modo que la demanda energética del edificio sea inferior a la de un edificio en que los parámetros de los cerramientos y particiones interiores que componen su envolvente térmica sean los valores límite de las tablas 2.2 del DB HE1 del CTE para las distintas zonas climáticas. En el procedimiento de verificación simplificado (apartado 3.2 del DB HE1), la transmitancia térmica de los sistemas de fachada Um (sumatorio del área de los sistemas y puentes térmicos integrados) no puede sobrepasar la Um límite de las tablas 2.2 del DB HE1 correspondiente a la zona climática del proyecto.
  • Cada uno de los elementos de cerramiento tendrá una transmitancia térmica U, no superior a los valores límites de la tabla 2.1 del DB HE1 en función de la zona climática.

En el proyecto de construcción donde deba aplicarse el DB HE1 del CTE, y en función de la configuración de los cerramientos del edificio y de la zona climática, la transmitancia térmica deberá ser inferior a los siguientes valores:

Aunque el sistema no aporta resistencia térmica al conjunto, tiene la ventaja que el espesor es mínimo, de manera que la capacidad aislante se deja en manos de la buena solución del trasdosado interior. De esta manera tenemos que para un sistema de aislamiento sobre el interior de la chapa metálica con poliuretano proyectado, cámara de aire de 25 mm., y trasdosado autoportante de una placa de cartón yeso con aislamiento interior, los resultados son óptimos en relación con el espesor del conjunto:

9.2 Estanqueidad al aire

La estanqueidad al aire del sistema Favenli® se asegura con una correcta ejecución de la colocación de la chapa metálica de cerramiento y la ejecución de los precercos de huecos de fachada.

9.2   Inercia térmica

La estabilidad térmica de este tipo de cerramientos ligeros viene dada principalmente por su capacidad de aislamiento térmico (diferencia entre la temperatura interior y la temperatura exterior). Sin embargo, una variación de temperatura exterior se podría apreciar rápidamente como una variación de la temperatura interior.

10 Durabilidad

La durabilidad del sistema Favenli® se asegura con buenas medidas de diseño de proyecto, prestando especial atención de puntos singulares y unas prescripciones de mantenimiento adecuadas.

Los componentes principales del sistema Favenli® se elaboran con acero galvanizado, acero inoxidable y aluminio, materiales todos ellos con un alto grado de resistencia frente a la corrosión en contacto con ambiente exterior.

De igual manera el cerramiento de chapa se realiza en chapa galvanizada y prelacada, así como chapa de aluminio y sus elementos de fijación son de acero galvanizado, zincado o acero inoxidable, materiales con un alto grado de resistencia frente a la corrosión en contacto con ambiente exterior.

El proyectista debe tener en cuenta el grado de corrosividad asociada al ambiente específico en que se sitúe el proyecto, contemplando factores como la presencia elevada de salinidad o elementos contaminantes y el tiempo de humedad, según se establece en la norma ISO 9223.

En cuanto a la resistencia a la corrosión de los componentes del sistema Favenli® se pueden considerar los siguientes aspectos en el acabado de acero galvanizado:

  • El perfil de las montantes y ménsulas son de acero galvanizado con un tratamiento de recubrimiento Z275 (19 μm de espesor de recubrimiento por cara) y puede someterse a ambientes con una categoría de corrosividad alta (según se describe en normas ISO 9223 y UNE-EN ISO 12944-2, en un exterior con clima templado, una categoría de corrosividad alta C4, relacionado con un ambiente típico correspondiente a atmósferas industriales secas y moderada exposición a la salinidad en áreas costeras).
  • Además la ménsula lleva una capa de pintura anticorrosiva que la hace más resistente a ambientes agresivos.
  • La chapa metálica de cerramiento puede ser de acero galvanizado con un tratamiento de recubrimiento Z225 (15 μm de espesor de recubrimiento por cara) o prelacado sobre el que se aplica una capa de imprimación anticorrosión y posteriormente una capa de lacado por la cara expuesta que pueden someterse a ambientes con una categoría de corrosividad media, tal como se define en la norma ISO 9223
  • Las fijaciones del sistema son tornillos autotaladrantes de acero cincado (6 μm de espesor mínimo de recubrimiento) que pueden someterse a ambientes con una categoría de corrosividad media, tal como se define en la norma ISO 9223.

En todos los casos, si el proyectista lo considera necesario, a partir de las especificaciones indicadas en la norma UNE-EN ISO 12944, se podría aplica una protección adicional mediante pintura.

Será especialmente necesario proteger aquellas zonas de los elementos metálicos que durante la  puesta en obra eliminen o deterioren su recubrimiento de protección, tales como zonas de corte o de perforación.

Los anclajes que se elijan para fijar las ménsulas a la estructura soporte, también deben ser de materiales protegidos contra la corrosión, en función del ambiente donde vayan a ser utilizados. La durabilidad de los anclajes depende de forma directa del tipo de metal base. Para su análisis se debe prever la corrosión debida a las condiciones atmosféricas y al contacto de metales distintos (par galvánico).